LO QUE IRIRI ESCONDE




Realmente, esconder no esconde nada. Me caracterizo por ser una persona muy muy transparente. La mayoría de las veces, más de lo que debería. Y es que mi cara lo dice todo.

Cuando hablo de esconder, me refiero a las entrañas. Lo que hay detrás de una marca pequeñita como la mía. Me siento orgullosa al decir que Iriri soy yo. Veo muchas marcas en el mercado que hablan en plural, en nosotros, cuando realmente detrás hay solo una persona. Quizás lo hacen para parecer más grandes, más fuertes. Para mí, sucede todo lo contrario. Sacar adelante una marca no es nada fácil. Y que lo puedas hacer tú solita es para gritarlo a los cuatro vientos. A mí me gusta hacerlo, me da fuerza y me hace tomar consciencia de que si yo no estoy a tope esto se va.

Pero cuando digo que Iriri soy yo, miento como una bellaca. Y es que, aunque es verdad que yo hago el 90% de todo lo que supone emprender con una empresa como la mía, en la que de repente tienes que ser experta (a parte de lo tuyo, claro) en contabilidad, fiscalidad, marketing, social media, fotografía, y un largo etcétera de multi-cosas que normalmente nada me apetecen; el 10% restante está en mano de muchos otros. 

Y es que tengo la suerte de tener el mejor equipo que podía tener. Ellos son mi apoyo, en lo personal y en lo profesional. MI BASTÓN. 

¿Quieres conocerlos? Aquí te dejo el vídeo pero si quieres entenderlo todo, ¡sigue leyendo!


https://www.youtube.com/watch?v=A92YLoG7OB8&t=26s






Orquidea.
La mia mamma. Me apoya en todo lo que hago, sin condiciones. Analiza cada producto hasta la saciedad, ¡hasta la saciedad! Mucho más de lo que yo lo hago, porque no me da la vida, básicamente. Ella le da vueltas a todo una y otra vez, y la mayoría de las veces no me queda más remedio que hacerle caso, aunque sea para que deje el tema ya y duerma tranquila. Y tengo que reconocer que la mayoría de las veces tiene razón.






Yasmina.
Mi tía. Podría ser mi hermana, porque nos criamos juntas. Bueno ella ya estaba bastante criadita, pero vamos que yo la molestaba como me cuentan mis amigos que lo hacían sus hermanos. Soy hija única y algo tenía que hacer. Recuerdo bailar mucho, dibujar, jugar y reír, reír mucho; y lo seguimos haciendo. Ella es la causante del nombre. Iriri es como me llamaba de pequeña y por eso bauticé así la marca. Porque de repente recordé todos esos sentimientos e inquietudes que tenía cuando era una enana y que en algún momento del camino olvidé; porque me lleva a mi esencia, a lo que soy ahora y me encanta.





Lorena.
Mi prima pequeña. Mi “moco” le digo. Nada romántico, pero real como la vida. Es la Irina de Yasmina, y casualmente es su hija. Es pura alegría y energía. Buena como ella sola y guapa a rabiar. Y además muy muy trabajadora. Es la responsable de que haya podido sacar confeti antes (o durante más bien) el verano pasado. No daba abasto. Súper perdida, novata total, con mucho estrés encima y más incertidumbre aún. No sabía cómo funcionaba esto; los tiempos, las tiendas, los precios,… un caos vamos. Y ella llegó, con sus vacaciones de verano bajo el brazo, para dármelas a mí por completo. ¡¡Me ayudó tantísimo!! Creo que es la que más merece estar en el vídeo, por méritos propios, trabajó tanto como yo. Nunca sabré bien como agradecérselo ¡Te quiero enana!





 


Laura.
Mi súper amiga, la mejor que tengo, la mejor del mundo. Sabe escuchar muy mucho. La pobre. Me aguanta como nadie, me ayuda muchísimo, en todo lo que puede y más. 






Carlos.
El churri de Laura, no le ha quedado otra que aguantarme. Se toma mis problemas como propios (aunque sigo sin tener un súper Excel todoterreno) pero lo tendré, porque él es un máquina y yo una pelota. Ambos me prestaban su casa para hacer sesiones de fotos. Se tragaban las sesiones conmigo, con mil cosas propias que hacer. ¡Tuvieron confeti en casa durante un año! Son lo más.






Efrén.
El último pero el más importante. Éste sí que es mi bastón. Mi pareja, mi mejor amigo y mi compañero de trabajo a media jornada. El pobre también. Todos los días hablamos de Iriri. Yo intento acotar esas conversaciones, pero ¿con quién las hablo si no? Además es la persona más creativa del mundo. Tiene unas ideas  genialísimas y desaprovecharlo sería de tontos. También es mi dosis de realidad, que yo soy un poco happy flower a veces. Vamos que me complementa en todo. Y aunque me va a querer matar por decirle estas cosas en público, como siempre le digo “las decisiones al final las tomo yo”. Así que te aguantas. ¡¡Te quiero mucho!!



Esta lista podría ser interminable. A mi familia podría ponerla entera, mis “toyos” que así nos llamamos. Todos me ayudan muchísimo siempre que lo necesito y están ahí en las duras y en las maduras. Mi padre, que hace muchísimo también por Iriri, es un pesado y no quiso salir en el vídeo, pero se merece uno de los primeros puestos del ranking. Mis amigos; Vik, Carlos, Jorge… que les doy la tabarra cada vez que tengo alguna duda con algún diseño o idea, y siempre siempre me escuchan y me apoyan.

Y luego las tiendas, esas que han confiado en mí y lo siguen haciendo. Papelería San Bernardo, Krea, La niña, Cromatismes, Scrapmoving, Cute and Crafts, Conesa, Kimidori, Komola… Espero que no se me quede ninguna. ¡Lara, que no! Que no me he olvidado de Scrapshu. Pero quería dejarte aparte porque tengo que resaltar lo maravillosísima persona que eres, lo generosa, ¡sin conocerme de nada me has ayudado tantísimo!


A todos y cada uno, a cada persona que ha comprado y que ha contribuido a que este sueño se haga realidad y coja fuerza día a día. MIL GRACIAS, DE CORAZÓN.



Comentarios

Entradas populares